Bienvenido al Blog de:


LOS EXITOSOS PELLS
Donde se muestran todos los capitulos, videos, noticias y mucho mas de esta serie. Cualquier cosa que quieran saber escriban a: losexitosospellss@hotmail.com o por el Chat. Gracias por visitar el Blog.

TODA LA MUSICA DE TODOS LOS CAPITULOS (click en el signo de pausa para parar)


MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com

domingo, 4 de enero de 2009

Sebastian Ortega y Pablo Culell: El dúo que inventó a “Los Pells”

Dicen que mejoraron el vínculo con Claudio Villarruel y confían en su forma de programar Los exitosos Pells; aseguran que lo que se muestra de los medios en televisión es real pero tratan de no ser obvios. Agradecidos a Marcelo Tinelli, confirman la venta del 40% de Underground a Endemol.

Tiempos. Sebastián Ortega y Pablo Culell no creen que cuando arribe Gran Hermano, Telefe los cambie de horario porque, según ellos, no resultaría lógico, ya que Los exitosos Pells está instalado y tiene buenos resultados.

Sebastián Ortega y Pablo Culell empezaron a trabajar juntos cuando hicieron El hacker, el unitario que protagonizara Carlos Andrés Calvo. Luego, Marcelo Tinelli convocó a Sebastián Ortega para que produjese las ficciones de Ideas del Sur, y Ortega llamó a Pablo Culell. Hicieron Los Roldán para Tinelli, y se mudaron junto a él de Telefe a Canal 9. Sin embargo, cuando el dueño de Ideas del Sur firmó contrato con Canal 13, prefirieron empezar a trabajar por su cuenta y crearon Underground. Hicieron Gladiadores de Pompeya (que no funcionó) Amo de casa y El tiempo no para con bajo rating pero público fiel. Asociados a Dori Media grabaron para América el multipremiado Lalola, por más que la sociedad terminó en conflicto y un arreglo extrajudicial. Hoy, acaban de vender el 40% de su empresa a Endemol con quien, junto a Telefe contenidos, realizan Los exitosos Pells.

—¿Por qué vendieron?

ORTEGA: Desde que nos conocimos con Martín Kweller, a fines del año pasado, venimos hablando de una fusión en cuanto a la producción de ficciones. Para nosotros, hasta ahora, cada año era una apuesta muy grande: producir un piloto y ver si seguíamos sobreviviendo o no.

—¿No se debió a problemas financieros de Underground?

O: Gracias a Dios, no teníamos problemas financieros. Lo que sí teníamos era el vértigo de la transición de año a año, dependiendo de un producto para seguir en pie. Era como asfixiarse. La verdad es que, en este momento de mi carrera, no quiero seguir poniendo la cabeza en la guillotina.

—¿Vos te endeudabas para hacer los pilotos o recurrías a dinero familiar?

O: Pedía un préstamo. Dinero propio, olvidate.

CULELL: Y no eran pilotos que se hacían con dos pesos, sino que costaban una fortuna...

O: Lo empecé a sufrir cuando me fui de Ideas del Sur. Yo ahí estaba en una juguetería, porque Marcelo (Tinelli) me daba todo lo que le pedía. El hecho de armar Underground fue una maduración muy grande, porque aprendí que hay gente y familias que dependen de las decisiones que tomo. Endemol nos respetó en nuestra forma de trabajo: una tira diaria y un unitario por año. La tira va a ser una comedia

—¿Se sienten tranquilos en relación con “Los Pells”?

O: A nosotros nos preocupaba mucho la fecha de salida del programa, porque noviembre no es un mes clásico para lanzar cosas nuevas, la gente ya tiene la energía puesta en otro lado, en las vacaciones, en las fiestas, y no tanto en la televisión. Así y todo, el programa se pudo imponer pese a los obstáculos.

C: Los Pells es una fantasía, más allá de que puede haber guiños acerca de los medios. Tratamos de hacer un cuentito sobre dos personas que tienen un matrimonio por conveniencia, y que se desarrolla en el ámbito de la televisión.

—¿Los espectadores tienden a creer que lo que usualmente ocurre en la televisión es mentira?

C: Eso, desde ya. Más allá de lo que se exagera, lo que mostramos de los medios es real. Cuando nosotros vemos lo que hacen los personajes, en ese tono de absurdo y comedia, me hace entender que a veces estamos un poco locos.

—Hablando de realismo: las cadenas televisivas de noticias que muestran en el programa no reciben presiones políticas...

O: Hay que saber leer entre líneas. Tratamos de ser lo menos obvios posibles. El noticiero que mostramos tiene que reflejar a los de acá y a los de otros países donde quizás no hay tantas presiones.

—¿Qué piensan de los cambios de horarios y de duración que tuvo el programa?

O: Hicimos un pacto con Claudio Villarruel a comienzos de año: nosotros producimos y él programa.

C: Lo bueno es que se pudo conversar.

O: La relación con Telefe, desde que me fui con Marcelo hasta ahora, ha mejorado muchísimo. Quizás vos digas que con el éxito la convivencia es buena, pero fijate que cuando nos fuimos en 2005, hacíamos Los Roldán y no había mayor éxito que ése. Y fue un año de conflicto.

—¿Villarruel cambió mucho en esos tres años?

O: Con nosotros sí.

—¿El actual perfil de Telefe es el mismo que el que tenía cuando te fuiste hace tres años?

O: En este tiempo la tele cambió muchísimo. No te olvides de que yo me fui con Marcelo Tinelli al 9, y él luego, al 13.

C: Tinelli se mueve y cambia toda la televisión.

O: Telefe hoy tiene productos muy prestigiosos como Montecristo, Resistiré, CQC, Algo habrán hecho...

C: Y también pueden compartir eso con un Gran Hermano.

—¿Son conscientes de que cuando empiece “GH” es probable que haya frecuentes cambios de horario?

C: No sería lógico que se metieran con un producto que ya está instalado y les está dando muy buen resultado.

—Los dos trabajaron con Tinelli y con Villarruel, ¿con quién se sintieron más cómodos?

O: Es muy diferente porque a uno lo conocí como productor y al otro, como programador. Marcelo siempre fue muy respetuoso, muy generoso. Con Claudio nos costó más, pero era una relación distinta.

C: Con Marcelo lo que nos pasa es que además de admiración, le tenemos mucho cariño, incluso compitiendo.

—En la última semana, Tinelli se enojó con una declaración de Sebastián acerca de que le había gustado ganarle a “Bailando...”

O: (interrumpe) Me lo contó Pablo, y a las dos horas de que él me lo avisara, me llamó Marcelo. Me contó que se había hecho un tatuaje del hombro a la muñeca. Estuvimos hablando dos horas, y nunca tocó ese tema, ni yo tampoco. Uno también actúa frente a las cámaras, es parte del juego de la televisión, y lo digo por él y por mí. Está bueno que quienes pertenecemos al mundo de la televisión nos tomemos la licencia de decir estas cosas pero, al mismo tiempo, saber que está todo bien entre nosotros más allá de lo que digamos. Es la única forma de sobrevivir a este medio.

—¿Qué pasó con la película “Ringo”?

O: Hubo algunos atrasos porque nos agarró la crisis. Esto es una coproducción con España y Francia. Francia se sostuvo, pero España, con los conflictos por las AFJP y Aerolíneas, cortaron todos los créditos. Los bancos españoles que antes pedían cinco papeles ahora piden veinte. Recién ahora se pudo solucionar. Vos fijate que Erika Rivas dejó de hacer el protagónico femenino de Los Pells para hacer una película de Alejandro Doria, y no se hace por este problema. Imaginate la frustración de Erika de haberse quedado sin el pan y sin la torta.

Lidiar con la hipocresia

—¿Cuál es la ética de los personajes de “Los exitosos Pells”?

O: La ética de todos es la supervivencia. Esto me hace acordar a Expedición Robinson. Es un mecanismo de trabajo con obligaciones que termina por ser una jungla. Y la televisión es un poco así.

—¿Vos la vivís así?

O: Lo que más me impactó cuando entré al mundo laboral, es que hay un nivel de hipocresía con el que tenés que aprender a lidiar a diario porque si no te terminás matando a palazos con todo el mundo, o quedás marginado. Hay un nivel de agresividad en cuanto a cuidar el lugar, a permanecer en la cima, a continuar acumulando poder y dinero. Pero bueno, salvo Gonzalo (N. de la R.: uno de los dos personajes que interpreta Mike Amigorena), hay gente muy intoxicada por el medio y sus reglas; y llega él con una mirada mucho más bohemia sobre lo que tiene que ver con el espectáculo.

—El personaje acepta una suma de dinero considerable para hacer un fraude...

C: Sí, pero acepta por una situación de desesperación en la que le están por rematar la casa.

O: Y hay otro asunto, que es que Gonzalo desea demostrarse si es capaz de actuar y que la gente le crea. El entra de una forma ingenua. El público se sorprende del ámbito tanto como él, y es probable que por eso la gente se haya enganchado con Mike, por esa mirada sorprendida ante la miserabilidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada