Bienvenido al Blog de:


LOS EXITOSOS PELLS
Donde se muestran todos los capitulos, videos, noticias y mucho mas de esta serie. Cualquier cosa que quieran saber escriban a: losexitosospellss@hotmail.com o por el Chat. Gracias por visitar el Blog.

TODA LA MUSICA DE TODOS LOS CAPITULOS (click en el signo de pausa para parar)


MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com

sábado, 31 de enero de 2009

Claudia Fontán: "Mi mamá me mandó a estudiar teatro para no mandarme al psicólogo"

Dice que de chica era tan tímida que le preguntaban su nombre y se ponía colorada. Es profesora de danza, estudió Abogacía, Publicidad y soñaba con ser pintora. Retrato de una mujer seriamente graciosa.

Fue elegida por Jorge Guinzburg para sumarse a Peor es nada. Fue una de las conductoras del atrevido Infómanas de las viejas noches de Telefé. Fue una militante del under de fines de los 80. Y, sin embargo, cuando despliega su hoja de ruta, elige destacar un rinconcito arrugado, que ella alisa con orgullo: "Nadie se acuerda, pero ¿sabés cuál era yo? Yo era la B de Sábados de la bondad". Ni Claudia Fontán puede ocultar la carcajada que provoca su dato. Y en el dato, en el rescate del dato y en la celebración final se articula su esencia. La de no esconder el juego y la de jugar seriamente a que no todo pasado condena.
"A mí, mi pasado me enaltece, si no sería un embole", se sincera la actriz que hace de la entrevista una charla divertida, condimentada por su gracia divina y su capacidad de derribar lugares comunes. Así como otros podrían decir que su manager tiene el dvd con su currículum, ella cuenta que su madre "tiene el VHS del primer programa de Leonardo Simons, en el que se ve a un grupo de chicas de espaldas y, a medida que suena la música cada una va girando con su letra. Se escucha sá-ba-do-de-la... hasta que me toca a mí y estoy en cualquiera y se nota que hago una especie de ah, cierto. Un papelón. Encima eran todos unos minones bárbaros y yo era así —grafica con el meñique estirado—, flaquita, una nada".
El relato del día que debutó en uno de los clásicos de la TV —llevada por Pepito Cibrián, que era el coreógrafo del programa— llega apenas termina su exquisito sandwich de pollo con pan artesanal. Y antes del bocado con frutos rojos. Todo acompañado con una limonada con albahaca, helada, en un almuerzo a cielo abierto y sin memoria selectiva.
A los 42 años, la dulce Daniela de Los exitosos Pells —la tira de Telefé en la que compone a una maquilladora de TV— confiesa que "cuando era muy chiquita, me preguntaba cómo iba a estar yo en el 2000. Y me imaginaba casada con un señor que fumaba en pipa y usaba pantuflas, que se sentaba debajo de la lámpara a leer el diario. Yo me veía como ama de casa, manejando un fitito rojo, con tres chicos en el auto yendo y viniendo del colegio. Y seguramente el fitito me lo había comprado mi esposo porque me lo merecía".
Y de todo eso, ¿qué se cumplió?
Nada.
Bueno, no fumará pipa, pero...
Sí, armé una familia. Pero el 2000 me agarró, literalmente, arriba de un avión, porque no conseguimos pasaje para otra hora, yendo a Brasil de vacaciones con mi actual marido, el padre de Antonia, que hacía poquito que nos conocíamos.
La nena tiene 4 años y la vieja proyección quedó asociada a sus juegos de niña. Por aquel entonces, asegura, "ni loca pensaba que podría ser actriz, porque era muy tímida. Mamá me mandó a estudiar teatro para no mandarme al psicólogo. No había forma de sacarme una palabra. Es más, cuando me preguntaban cómo me llamaba me ponía colorada y me transpiraban las manos".
Y eso que es fácil decir "Claudia".
Sí, pero mis padres, en broma, decían que me habían puesto Dionisia, por (la periodista) Dionisia Fontán, pero que me llamaban Claudia porque Dionisia era feo. Y supe la verdad cuando fue un tipo a casa a hacer un censo y me preguntó el nombre. Dionisia, le dije como pude. Pero no, mi amor, era un chiste, dijo mi mamá.
Sabe hacer reír la Dionisia que no fue. Como cuando recuerda que "en la primaria era flaquita, dientuda, con aparatos, los pibes no me registraban. Hasta que a los 12 años me salieron unas tetas tremendas... Yo usaba el jumper en el colegio, con una pecherita así —iba al Mariano Moreno, en Hurlingham— y de golpe me crecieron unas cosas enormes, parecía el increíble Hulk. Y ahí los chicos me empezaron a mirar".
A los 15 se recibió de profesora de danza y le fue soltando la mano al sueño de ser pintora. "Como me gustaba dibujar, mi viejo me dijo que me anotara en Publicidad... cursé y era marketing puro. Después estudié Abogacía, pero tampoco me gustaba", admite quien el día que fue a ver Los Borgia, con Cibrián, sintió que "eso era lo que quería hacer. Y a la semana me incribí en su escuela". Luego fue alumna de Beatriz Matar y de Agustín Alezzo e incursionó en el Parakultural con su grupo Las auténticas hijas de María (ver La anécdota).
Fue pareja de Horacio Fontova en la vida y en unos meses lo será de Oscar Martínez en teatro, cuando protagonicen Pura ficción.
Pura ficción, a esta altura, la del ama de casa con el fitito.-

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada