Bienvenido al Blog de:


LOS EXITOSOS PELLS
Donde se muestran todos los capitulos, videos, noticias y mucho mas de esta serie. Cualquier cosa que quieran saber escriban a: losexitosospellss@hotmail.com o por el Chat. Gracias por visitar el Blog.

TODA LA MUSICA DE TODOS LOS CAPITULOS (click en el signo de pausa para parar)


MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com

jueves, 26 de marzo de 2009

El papá de Amigorena baila tan lindo que ya es un éxito en la web

Don Ricardo, alias "Piluchito", tiene 63 años y causa sensación en YouTube con un baile tan "cool" como su hijo
Mike Amigorena es como el Rey Midas, que todo lo que toca lo hace oro. Es que la fama no sólo lo alcanzó a él sino que lo trascendió. Y ahora, es su padre, “Piluchito”, como lo catalogan en la web, quien ya tiene su propio video colgado en YouTube y es todo un éxito.
Ricardo Luis Amigorena tiene 63 años y baila al ritmo de una música muy cool junto a su hijo, “el exitoso Pells” quien, fiel a su estilo extravagante, luce pantalones achupinados blancos y una remera amarillo patito. El video ya es furor en la web y “Piluchito” hasta tiene admiradoras. Pero el hombre tiene muy claro que el galán en esa familia mendocina es su hijo, “que siempre fue muy pintón e inteligente”, le dice a Semanario.
Sin embargo, Ricardo afirma que Mike no tiene novia. “Estuvo noviando como dos años, pero después se cortó. Ahora no está en condiciones de ponerse con algo serio porque no tiene tiempo ni podría aún sustentar a una familia”, sentencia Ricardo, que de enólogo no tiene nada, pese a que su hijo declaró eso en una entrevista, y que se pasó toda su vida trabajando en una fábrica de elaboración de aceites. Incluso hoy, cuando lo llaman por trabajo temporario, si las ganas no lo traicionan, va.
"Me hubiese encantado ser aunque sea catador de vinos. Pero la verdad es que no entiendo casi nada. Toda mi vida me dediqué a la elaboración de aceites. No sé qué se le dio a Mike por decir eso", explica Ricardo a Semanario, riéndose y haciendo referencia a los dichos de su hijo.
Pero volviendo al tema, Mike no tendrá novia pero sí un huesito que roer. Al menos, eso es lo que se escucha en Telefe, de donde el muchacho exótico se escapa para ir a un restó llamado “La Porota”, ubicado entre Ravignani y Cabrera, en el barrio porteño de Palermo. Y no precisamente para alimentar su estómago sino su corazón. Allí, Mike gestó una íntima amistad con una señorita que no se sabe si es la dueña o alguna empleada. Pero no son pocos los que aseguran haberlos visto a los besos.
Se ve que su estilo “singular”, como lo llama su padre, atrae a las mujeres. Sin embargo, lejos de ese look cool y frívolo, Mike sigue llevando dentro a ese muchacho de barrio que se crió en el pueblo de Maipú, Mendoza, de donde emigró a la Capital Federal a los 18 años en busca de un sueño.
“Mike tiene pocos amigos pero buenos. Eso sí, el anda bien con todos. Es el niño pueblerino. Pese a las travesuras que se mandó de chico se lleva bien con el diarero, con el recolector de basura… Aquí es muy querido”, nos cuenta Ricardo Luis Amigorena, el procreador, junto a Elsa, de semejante actor.
Pero pese a ser querido, tiempo atrás fue una usina de travesuras: “De chico se pintaba las uñas, no quería estudiar, nos llamaban siempre del colegio porque se portaba mal, se aburría en la clase y empezaba a molestar. Lo mismo hacía con las hermanas (Graciela, una médica que hoy tiene 50 años, y Lilet, una licenciada en cerámica de 47). Tuvimos muchos problemas”, relata el padre del actor.
El mismo Mike reconoció su rebeldía a la prensa: "Era un vago, con muchos problemas de conducta, me echaban de todos los colegios. Repetí tres veces cuarto año", supo contar. Y sin embargo, hoy, “lee los libretos una vez y con eso le alcanza. El resto lo improvisa”, cuenta el papá.
Entre las rebeldías del muchacho, Ricardo recuerda que en su niñez “El Michael” encerró a un gatito en un frasco de vidrio, o que en la iglesia, en su rol de monaguillo, tocaba la campana en plena misa.
Hoy ese chico pueblerino es una estrella de la televisión que, dicen, no perdió el chico de pueblo que fue.

0 comentarios:

Publicar un comentario