Bienvenido al Blog de:


LOS EXITOSOS PELLS
Donde se muestran todos los capitulos, videos, noticias y mucho mas de esta serie. Cualquier cosa que quieran saber escriban a: losexitosospellss@hotmail.com o por el Chat. Gracias por visitar el Blog.

TODA LA MUSICA DE TODOS LOS CAPITULOS (click en el signo de pausa para parar)


MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com

domingo, 15 de marzo de 2009

Diego Ramos: “El comediante me comió al galán”

Cambió mucho para ser, según relata en esta entrevista, él mismo. Pasó de ser una estrella del culebrón a un protagonista clave de la tira cómica “Los exitosos Pells”. Aquí cuenta los secretos de su personaje y confiesa que no puede parar de reír en las escenas con Mike Amigorena.
Diego, Diego”. Los chicos y las chicas que se juntaron en la esquina de Ravignani y Cabrera acaban de descubrir al 10 en las calles de Palermo. Le cantan a Diego Ramos, que acaba de asomar su cabeza por la puerta de la productora donde graba “Los exitosos Pells”. Dicen los chicos que lo esperan para pedirle un autógrafo que "Tomás -el gay desopilante que interpreta- es un capo”.

El personaje de Ramos -que en la ficción es la pareja del mendocino Mike Amigorena, el protagonista- creció en los últimos meses al punto de convertirse en el motor de la tira. “La gente me demuestra en la calle cosas lindas todo el tiempo. Lo quieren a Tomás”, dice Diego, mientras invita a tomar asiento en el living/decorado del departamento de Tomás. Y sigue: “Yo no soy de ir fijándome qué dice la gente, nunca espero nada. Así que todo esto me sorprendió. Sólo creía, por lo que había visto en el piloto, que el programa tenía cosas que podían provocar lo que está sucediendo”.

-¿Qué creés que engancha tanto de Tomás?


-Que está muy bien escrito, igual que todo el programa. Tomás es simpático y un hincha pelotas total. Los hombres se matan de risa por ese lado. En cambio, las mujeres lo ven como a una amiga, se identifican con sus actitudes. ¿Viste que hay una época en que el hombre se vuelve como bobo? La mujer le arma la valija, le elige la ropa, todo. Y Tomás hace eso con Martín (Amigorena), parece su mamá. Es terrible lo engañado que está este tipo. Es un nene.

-Tiene una cuota lúdica muy fuerte.

-Sí, canta, baila... Él no tiene problemas con su sexualidad ni con nadie. Pero no termina de madurar. A los chicos les causa mucha gracia el personaje. Les divierte hasta el look. Tomás se cree mil, pero no lo es ni un poco. De este programa a mí me gusta que no te hacés el gracioso, las situaciones son graciosas. Y aunque yo no cambio una coma, me dejan improvisar.

- Compartís muchas escenas con Diego Reinhold. ¿Se conocían?

-No, sólo de cruzarnos alguna vez, pero nunca habíamos trabajado juntos. Veníamos de distintos palos, pero encastramos perfecto. Acá nos llaman "los Diegos". Si él no está, lo extraño, me queda rengo el personaje. También tengo muchas escenas con Hugo Arana. Aprendés un montón con el chabón.

¡Es tan talentoso! Las escenas con Mike me matan, tengo que repetirlas mil veces porque no puedo parar de reírme. Acá hay un bloque de actores muy fuerte. Si sos un poco piola, sí o sí tenés que lucirte.

-¿Te metés en la estética de Tomás?

-Sí, en todo, soy insoportable. La ropa la voy a buscar yo mismo, o me voy al Once a ver las pelucas. Además, compré muchas cosas en un viaje a Estados Unidos porque pienso que es fundamental el look. Como calzo 43, busco en Internet zapaterías especiales, o voy a la casa de una travesti amiga de un amigo para que me preste algún vestido. Creo que eso se ve. Tomás se lookea, pero no termina de ser lindo. Me gusta que no me digan "qué lindo que sos".
-¿Te pesa la imagen?

-Obvio. Me encanta ser el antigalán. Me divierte que me vean haciéndome la planchita... o con la gorra de baño.

-Vos venís, sobre todo, de la novela. ¿En qué te benefició el cambio de género?

-Después de años de galán y de mucho culebrón, que alguien se me acerque y me diga "¡cómo me hiciste reír!", me encanta.

-¿Te preocupaba que sólo te buscaran para hacer de galán?

-No, me faltaba mucho que aprender. Además, ser galán me enseñó un montón, gané plata y me dio oficio. Y hasta me ayudó a perder la vergüenza. Muchas cosas que hago acá las puedo hacer gracias a lo anterior. ¡Yo he dicho cada cosa, cada frase! (se ríe).

-Del estereotipo de galán al estereotipo de gay sin medias tintas no hubo escalas. ¿Te generó algún miedo?

-No. Es verdad que estamos al límite con el personaje. A veces me voy a casa y pienso: ¿estará bien? No quiero que Tomás pierda la verdad; quiero que la gente crea que se lo puede cruzar por la calle. Me halaga que lo quieran, al menos eso es lo que me demuestran. Pero tengo en cuenta que a este programa lo ve la familia, hasta cuido los acercamientos que tiene con Martín. Creo que el mensaje que le llega a la gente tiene que ver con un amor puro.

-La comedia ¿es el camino a seguir?

-No lo planeo. Pero, a veces, en chiste, le digo a Mike que a mí el comediante me comió al galán. Y a él creo que le pasó al revés.

-¿Qué se viene, entonces?

-Por lo pronto, el 15 de mayo terminamos de grabar. Después se verá. No soy un arquitecto de la carrera, no calculo demasiado. Para hacer Los Pells dije que no a un proyecto en Colombia y a otro en Miami; está claro que no me mueve la plata. Yo soy bastante aburrido, salgo poco, vienen mis amigos a casa, cuido a mi perro, miro tele porque soy adicto y leo todo lo que puedo. No mucho más.

Fin de la charla. Diego se calza su eterna gorrita. Cero divismo. Encantado, saludará a sus fans. CC

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada