Bienvenido al Blog de:


LOS EXITOSOS PELLS
Donde se muestran todos los capitulos, videos, noticias y mucho mas de esta serie. Cualquier cosa que quieran saber escriban a: losexitosospellss@hotmail.com o por el Chat. Gracias por visitar el Blog.

TODA LA MUSICA DE TODOS LOS CAPITULOS (click en el signo de pausa para parar)


MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com

sábado, 11 de abril de 2009

El Camarín de la Musa


Durante unos diez años estuvo en las ficciones más recordadas de la tv, pero su nombre realmente empezó a hacer ruido en 2003 gracias a su personaje en “Son amores”. Al año siguiente le llegó su primer protagónico con “Lalola”: Martín Fierro de Oro y Actriz Protagonista de Comedia. Hoy, al frente de “Los exitosos Pell$”, Carla Peterson sigue consolidándose como una de las mejores actrices argentinas y demuestra que con tránsito lento puede que todo sea más sacrificado, pero sale mejor.


¿Cómo definís esta etapa de tu carrera?”. La pregunta se mezclaba entre el montón, era de esas pensadas sólo para abrir el juego. La respuesta podía ser más o menos interesante, pero era casi obvia. ¿Qué diría ahora Carla Peterson, que empezó a lograr de a poco el reconocimiento del público allá por 2003 gracias a Brigitte, su personaje en "Son amores"? Que finalmente le llegó su primer protagónico en 2007 con “Lalola” (Martín Fierro de Oro para el programa y Actriz Protagonista de Comedia para ella) y que desde el año pasado está al fren-te de “Los exitosos Pell$” junto a Mike Amigorena. ¿Qué podía responder a sus 35 años Carla Peterson, que participó de la mítica tira “Montaña rusa” pero entre los nombres que suelen asociarse a su elenco figuran los de Nancy Dupláa, Gastón Pauls, Esteban Prol, Bettina O’Connel, Malena Solda y Sebastián de Caro? Que también estuvo en “Naranja y media”, pero cuando se lo menciona se habla de Guillermo Francella y de Millie Stegmann. O en “Verano del 98”, donde suele recordarse a Fernán Mirás, Agustina Cherri, Marcela Kloosterboer, Diego Ramos, Dolores Fonzi y Nahuel Mutti.

Sin embargo, Carla Peterson prefiere evitar la obviedad, esa trampa mortal para los actores, y fiel a su estilo, esa pregunta la invita a reflexionar: “¿Cómo defino esta etapa de mi carrera? Si lo pensara así... ¡Como si estuviera corriendo! (Risas). A mí no me gusta cuando me dicen ‘mi carrera’”. Carla arrancó muy temprano, ahora que la están maquillando en su camarín se hace unos minutos para explayarse en sus respuestas. Después tiene que grabar una escena, entonces ofrece seguir más tarde. Cuando vuelve del estudio, salda su promesa, y mientras las horas avanzan, ella todavía tiene que ponerse de nuevo sus ropas y volver a su vida privada. Tal vez, su profesión sea simplemente un transitar, pero sus días de actriz del momento sí parecen una carrera. Y se la ve encantada.



Pero se usa el término ‘carrera’, que tiene implícito una largada y una llegada. ¿Por eso te disgusta?

Sí, creo que esto de la llegada... ¡Si vos ves el cartel de llegada dos veces estás perdido! Para mí es como un sinfín, como si estuviera corriendo en una cinta, y lo que siento es que tengo aire. Pasa que en la cinta te falta el paisaje. En cambio, en este momento, mi paisaje es placentero, es un momento de mucho brillo, de alegría. Me siento radiante.

¿Ya te sentís realizada o simplemente satisfecha?

Estoy muy satisfecha y muy conforme. Si ahora cambiara esta situación, ya viví algo que no todo el mundo alcanza, incluso gente que se esfuerza mucho y que tiene un gran talento. Yo pude experimentar de una manera muy placentera el hecho de ser protagonista y de ganar cosas, desde premios hasta lugares y reconocimientos. Todo se dio de una manera que no fue abrupta. Me pregunto cómo será el momento de correrse de ese lugar.

¿Y? ¿Cómo te lo imaginás?

No sé, sólo me lo pregunto, pero pienso que son muchos los caminos placenteros y que éste me va a llevar hacia otros. Que está bueno estar bien para que me sigan sucediendo cosas positivas.

¿Qué pensás que te falta todavía?

Experimentar la actuación por muchísimos lados. A mí me atraen los actores más grandes que yo, creo que todavía soy una actriz joven y tengo muchas cosas para ajustar. Me parece que seguir siendo una actriz interesante después de los 40, 45 años, es un gran desafío, ¡y tengo diez años para mejorar!

¿Estaba entre tus sueños esto que te pasó en los últimos años?

Sí, aunque la verdad nunca imaginé que iban a ser personajes tan buenos. Siempre pensás que te van a llamar para una novela, para hacer de la chica enamorada. En cambio, en mis dos experiencias como protagonista, me tocó componer personajes muy interesantes.

¿Sentís que el reconocimiento del público está acompañado con el de tus colegas?

Sí, y eso también es lo que lo hace tan bueno y único para mí este momento. Porque creo que sin el apoyo de mis colegas yo no hubiese podido avanzar tantos pasos, o no lo hubiera disfrutado tanto. Eso siempre fue algo que realmente me dio tranquilidad y alegría. Y todavía me pasa, no por el hecho de que me feli-citen, sino porque me acompañan.

¿Imaginabas que “Lalola” y “Los Pell$” iban a tener el éxito que alcanzaron?

No.

¿Podés palpitar ese desenlace de antemano?

Con “Lalola” me resultaba muy extraño pensar en el éxito, aunque los productores me lo decían, la idea era maravi-llosa. Yo creo que tiene que ver con algo comercial, muy estudiado. Era una idea muy pensada por Sebastián (Ortega) que la armaron para que triunfe, y así fue. Pero yo sentía un gran temor, tenía que ocupar un rol importante con un perso-naje prácticamente de fantasía. Entonces, era mucho lo que tenía que romper, que transitar, y no podía empezar a hacer mi primer protagónico diciendo: “Bueno, voy a hacer un éxito”. No. Si caés en esa, te ponés a pensar en cosas exitistas, porque acá el éxito tiene que ver con lo comercial, no con lo artístico.

Y en lo personal, ¿qué representa el éxito?

Para mí es esta continuidad que estoy disfrutando. Cuando me contaron la idea de "Los Pell$", yo ya había tenido esa primera experiencia protagónica, sabía que iba a ser un éxito: era algo grande, bueno, tenía todo. ¡La palabra ‘éxito’ es linda porque suena bien! (Risas). Pero el éxito también es llegar a los finales con alegría, con la tranquilidad de haberlo hecho bien y de haberlo disfrutado. A mí me encanta venir a hacer este programa. Y ya estoy viviendo nuestra despedida, falta poco y me dan ganas de besar a todos, de empezar a decir “¡cómo te voy a extrañar!”

Recién contabas que supiste de antemano que "Los Pell$" iban a ser un éxito. ¿Eso genera una presión extra?

No, es una tranquilidad, porque si sabés que está todo bien te parás ahí.

Es que si después fracasa, podrías pensar: “¿Qué hicimos mal para que esto, que iba a ser un éxito, no lo haya sido?”

Pero creer que por mi actuación dejó de ser un éxito... ¿Quién sos? Tal vez podría suceder, pero tendrías que ser, no sé, ¡un trago de alquitrán, veneno! ! El fracaso no depende sólo de una mala actuación. Puede que el protagonista no colabore, pero nada más. El éxito y el fracaso tienen una fórmula, se necesitan varios componentes.

Ante el ritmo vertiginoso que implica grabar una tira diaria, ¿se puede estar inspirado todo el tiempo?

Para mí eso es el gran desafío hoy, y es imposible.

¿Cómo lo suplís?

Alcanza que sea un buen día de trabajo para todos, porque el laburo pasa por una relación. A veces te vas contento con sólo una cosa que haya estado linda ese día y no la esperabas. Para el resultado final, después nos apoyamos en muchas cosas: en la edición, en la musicalización, en una cantidad de partes que hacen que uno parezca más inspirado de lo que realmente estuvo. En este programa hay todo un elenco para apoyarse, y en una tira diaria eso te da respiro.



1. El principal rasgo de mi carácter: Alegre

2. Mi principal defecto: Desorganizada, dejo cosas importantes para último momento.

3. Lo que más detesto: Las despedidas.

4. El don de la naturaleza que desearía poseer: Oído absoluto.

5. Estado de ánimo actual: Feliz.

6. El sonido que más me aborrece escuchar: Los jet ski que perturban la paz del delta.

7. El insulto favorito: Sorete

8. La profesión que nunca ejercería: Equilibrista.

9. Qué harías en 24 horas de impunidad: Entraría a Le Bon Marché y me llevaría todo lo que me gusta, pero todo (hasta la comida)

10.Qué objetos eliminarías de este mundo: El reloj

FUENTE: http://www.revistawatt.com.ar//webs/nota/7

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada