Bienvenido al Blog de:


LOS EXITOSOS PELLS
Donde se muestran todos los capitulos, videos, noticias y mucho mas de esta serie. Cualquier cosa que quieran saber escriban a: losexitosospellss@hotmail.com o por el Chat. Gracias por visitar el Blog.

TODA LA MUSICA DE TODOS LOS CAPITULOS (click en el signo de pausa para parar)


MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com

martes, 27 de octubre de 2009

LA GALA ANIVERSARIO Fiesta aniversario




GENTE cumplió 44 años y los festejó con una gran gala en la exclusiva Mansión del hotel Four Seasons. Los invitados fueron treinta jóvenes actores y actrices consagrados a través de la tele, el teatro y el cine. El look de las diosas y los galanes elegidos por el público. Toda la intimidad y los secretos de una noche increíble.

En esta ocasión, la Mansión del hotel Four Seasons reunió a treinta actores y actrices, jóvenes y consagrados. Este es el detrás de escena de la noche y las perlitas que –por ahora– las cámaras fotográficas no pueden tomar. Secretos. Frases dichas al oído. Los momentos más picantes de una noche única, glamorosa y divertida…

CONFESIONES DE MUJERES DE 30. En uno de los grupos que se formaron en la fiesta, tres mujeres conversaban animadamente acerca de los atributos más importantes de sus cuerpos… y todas coincidían: “Nosotras venimos muy bien de atrás”. “Pero la cola más linda la tiene Siciliani”, apostó Natalia Oreiro. “Tiene un c… tremendo”, se jugó Carla Peterson. “Ay, vos decís eso porque me querés como una hermana”, contestó Griselda. Y fue más lejos: “Además, el día que se me caiga todo esto… ¡¿cómo lo levanto?!”. La solución llegó desde el Uruguay: “Mirá, mi mamá viajó a Brasil y trajo unas bombachas con cachete que te rellenan la cola cuando se te cae. ¡Te lo juro, te garantizan el culito parado de por vida!”, completó Nati, y todas rieron. “Igual, mamá tiene una cola hermosa”, finalizó. De tal palo…



SU CUORE TIENE DUEÑO. Hablando de mujeres hermosas, a más de un actor se le fue la vista siguiendo el corte del vestido de Isabel Macedo, bien –pero bien– ajustado a su silueta. La Chava cuenta que desde hace un tiempo se liberó y se siente súper, mental y físicamente. “Estoy muy feliz, con muchas pilas. Hacía tiempo que no me sentía tan bien. Hago ejercicios dos o tres veces por semana con mi personal trainer, Daniel Meaglia. Y yoga…”. También comentó que desde que dijo en GENTE que le gustan las piernas de los futbolistas, su teléfono no para de sonar. “¡Me llamó hasta el entrenador de mi sobrino!”, contó riendo. Entonces le preguntaron si la clave para verse tan linda era el yoga. “¡No, la clave es que estoy muy bien atendida!”, respondió. ¿Hace falta agregar algo más?

EL CHICO DEL MOMENTO. Sin dudas, Gonzalo Heredia fue el soltero más codiciado de la fiesta. El sex symbol de Valientes estuvo gran parte de la noche con su celular en mano, mandando y recibiendo mensajes de texto. Dicen que los SMS eran para una chica Almodóvar que lo vigila de cerca. Pero también tuvo tiempo para conversar con las mujeres más lindas de la gala. Por ejemplo, con Natalia Oreiro. Pero las que más cerca estuvieron de él fueron sus dos compañeras de Valientes, Marcela Kloosterboer y María Eugenia Tobal.

COMO ME VOY A OLVIDAR. No hay dudas de que los treinta invitados a esta gala ya son jóvenes consagrados. Pero antes de llegar a la cúspide de sus carreras tuvieron que remarla. Y mucho. Empecemos por Mike Amigorena: “Fui promotor de Hush Puppies… ¡vestido de perro y todo! ¿Cuál era la parte buena? Que venían las promotoras y me abanicaban… También hice una propaganda de Bardahl, pero se me veía sólo la espalda. Trabajos pedorros tuve miles, pero no me dan vergüenza”. ¿Qué dice su chica? Peterson dixit: “Mike puede haber trabajado en cualquier cosa… ¡Si es un ridículo!”. Pero ella también tuvo lo suyo: “Antes de ser actriz hice un curso de azafata… ¡que nunca aprobé, ja!”. Julieta Díaz, en cambio, tiene una cinta que desearía que desapareciera: “Hice un video de Maná bastante zarpado. Y, la verdad, ¡podría vivir sin eso perfectamente!”. A Nico Vázquez le pasó algo parecido: “Cuando miro esos programas retrospectivos digo: ‘¡Que no agarren nada de lo que hice en Verano del 98...!’”. Griselda Siciliani también tiene lo suyo: “Cuando era más chica bailaba en fiestas privadas. A los 16 años hice una promoción de champagne: salía de adentro de un tubo disfrazada de botella y bailaba danza contemporánea. Era un bodrio, porque la danza no tenía nada que ver con el champagne”. La talentosa Elena Roger también recuerda sus comienzos remando desde abajo: “Siempre me he divertido muchísimo con todo lo que hice, pero lo más gracioso fue haber sido parte de una tribuna en un programa que se llamaba Telesuerte. Medio papelón, pero ahora me río”.

AHORA ES PAPITO. En la intimidad de una noche entre amigos hubo lugar para las confesiones familiares. “Ahora nos está costando adaptarnos con los horarios de trabajo de Paola. Por suerte, los martes y los jueves nos organizamos mejor. Ojo, más que el laburo, mi prioridad son ella y la nena”, reconoció Joaquín Furriel, quien en marzo se convirtió en papá de Eloísa, la primera hija de su relación con Paola Krum. Tanta prioridad le otorga a su familia que el galán resultó uno de los primeros en retirarse: “Me llamó Pao porque la nena tiene una línea de fiebre...”, justificó, y partió al encuentro de sus amores.

MEJOR NO HABLAR DE CIERTAS COSAS. Hay un cliché muy repetido entre las celebrities argentinas, y es el clásico: “No hablo de mi vida privada”. A tal punto que, usando esa respuesta, Luisana Lopilato no quiso aceptar su noviazgo con el cantante canadiense Michael Bublé delante de un periodista. ¿A esta altura de la relación hacía falta aceptar algo? Otra de perfil bajo es Natalia Oreiro, quien en su película Música en espera queda embarazada y tiene un bebé. La pregunta obligada: ¿Para cuándo en la vida real? “Ja, es cierto: en el cine fui mamá. Parece que el tema me llama… pero por ahora no”, contesta Nati. ¿Cómo está con Ricardo Mollo? Ella responde con un seco:“Bien”. Además, la uruguaya contó que siente una conexión muy profunda con la Pachamama y que le encanta sembrar plantitas en el campo que tiene con el músico de Divididos. “¿Dónde queda el campo? Acá no lo digo ni loca... ¡Está lleno de periodistas!”.

ME QUIERE, NO ME QUIERE… Chimento enigmático. A lo largo de la noche, Isabel Macedo se la pasó esquivando a un popular actor que hasta hace no mucho tiempo protagonizó una tira de teenagers. “A éste no me lo banco”, tiró la diosa apuntando al muchacho, amigo de su ex más popular. “Para colmo, en la foto de tapa estuvimos re cerca”, terminó. Otra situación, esta vez con nombre y apellido: a la hora del dance, Diego Ramos se tiró en un sillón para ver menearse a las muchachas más lindas de la fiesta, y recibió una invitación a bailar de Marcela Kloosterboer. ¿Quién se negaría a bailar con semejante diosa? El. Incluso se dio el lujo de rechazarla dos y tres veces. “Por lo visto, últimamente no me va muy bien con los hombres”, susurró alegre Marcela, que acaba de cortar con su novio.

EL DEBUT. “La primera vez que pisé un estudio de televisión tenía menos de 18 años. Mi debut en la tele fue bailando en Ritmo de la Noche”, acepta Carla Peterson. ¿Su primer beso? “Con Eric Grinberg, en Montaña Rusa, comiendo un pastel de papas. Debe haber quedado bien, porque no lo repetimos”. El primero de Inés Efrón fue bastante particular: “Con dos chicos a la vez…”. Eugenia Tobal contó que su primer bolo televisivo fue en Montaña Rusa. “Estaba con varias extras y con Gastón Pauls, que hacía de Alejandro, y de repente me tocó decir mi primeras líneas: ‘¿Con Yamila qué hacemos?’, le preguntaba yo. ¡Y fin de la escena...!”, recordó la rubia, una de las más observadas de la velada. Eleonora Wexler también recordó su primer beso en ficción: “Fue con Diego Torres; yo tenía 19 años. Esos son momentos mágicos, porque siempre me enamoro de alguno de mis galanes… ”, contó. Pero después explicó: “Eso sí, cuando se apaga la cámara se termina el hechizo, eh”. Pero la historia más desopilante quedó en boca de la sensual Mónica Antonópulos: “Mi primer casting fue a los diez años; hacía de la hija de Andrea Del Boca en una novela. Y para parecerme a ella, mi mamá, Lucy, que es peluquera, ¡me hizo la permanente! Igual, no quedé…”.

AUSENTES CON AVISO. Romina Gaetani fue una de las actrices que por compromisos laborales no pudo estar en la fiesta. Eran las once y media de la noche y aún continuaba filmando una de sus intervenciones en Botineras. Soledad Villamil estaba de gira. Leticia Brédice también se excusó, por estar filmando su próxima película. Después de haber estado presente en los últimos años, Federico D’Elía también falló por un viaje y Leo Sbaraglia por una causa más que noble: “Me tienen que disculpar, pero tengo que festejarle el cumpleaños a mi mujer”. Perdonados.

LOS GALANES TAMBIEN SUFREN. No quedan dudas de que Gonzalo Heredia fue uno de los grandes atractivos de la fiesta, pero el actor de Valientes no se sintió del todo cómodo en la noche. ¿Por el acoso de las mujeres? No, es que el morocho fanático de Vélez llegó a la gala con un herpes en la comisura derecha de su boca. “Me tendrían que hacer photoshop”, pidió coqueto. Y después contó el origen del mal que lo aquejaba: “Esto es genético, lo llevo en la sangre. Desde chico, cuando estoy un poco angustiado o nervioso me salen herpes”. Igual, el galán estuvo irresistible para cada mujer que se le acercó: se sacó fotos con todo el mundo.

GAJES DEL OFICIO. Tomás Fonzi es uno de los actores que prefieren desdramatizar las contras de la fama. “Es más: trae beneficios muy interesantes –decía–. ¿Un ejemplo? La falta de estructuras: podés dormir hasta cualquier hora”, tiró serio le petit acteur. Y concluyó explicando su compromiso con la profesión: “Me encanta mi trabajo, pero si mi cuenta bancaria me lo permitiera, me retiraría mañana mismo”. Flor Raggi es otra de las que explicaron su relación con la popularidad: “Con Nico logramos un perfil muy bajo. Disfruto el cariño de la gente: si tengo que ir a comprar algo no me ando escondiendo”. Pero el más relajado con su nuevo rol mediático fue Hernán Piquín: “Me encanta ser famoso: es lo que siempre soñé”. ¿Y Laura Novoa? “Cuando me hice pública le tenía fobia, pero la madurez me enseñó a disfrutar”. Mónica Ayos contó que estuvo cerca de pagar un alto precio por la fama: “El éxito es una trampa. En 2006, a Diego y a mí nos iba muy bien, pero la distancia casi nos lleva a separarnos. Por suerte, salimos adelante, y acá estamos”.








0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada